Tras exigírselo Esan, EiTB rectifica después de admitir la verdad sobre la muerte de Rosa Zarra

(NAIZ)

El sindicato de la Ertzaintza Esan ha exigido una rectificación a EiTB por admitir que Rosa Zarra murió en el año 1995 por el impacto de una pelota de goma de la Policía autonómica. El ente público lo ha hecho en el Teleberri de esta noche.

El sindicato de la Ertzaintza Esan había exigido una rectificación «inmediata» y «pública» a EiTB por admitir en el Teleberri del miércoles que Rosa Zarra Marín murió el 30 de junio de 1995 en Donostia a causa de un pelotazo de un agente de la Ertzaintza que ocho días antes había alcanzado de lleno su abdomen. El colectivo policial exigía asimismo que el consejero de Seguridad de Lakua, Josu Erkoreka, se posicionara sobre esta cuestión.

El Teleberri de ETB2 citó la muerte de Rosa Zarra en una noticia que hacía referencia al fallecimiento de José María Aldaia, secuestrado por ETA en 1995 y en la que se intercalaban imágenes de las concentraciones llevadas a cabo frente al estadio de Anoeta por trabajadores de la empresa Alditrans para exigir la liberación del empresario.

«La izquierda abertzale se movilizaba en frente de las concentraciones y en una ocasión, en San Sebastián, hubo incidentes y una pelota de goma de la Ertzaintza mató a Rosa Zarra», decía la noticia de ETB2 del miércoles, que este jueves ya no está disponible.

En concreto, la televisión pública vasca hizo referencia a una concentración de repulsa que convocó la plataforma Euskal Herria Askatu por las cargas de la Guardia Civil, la Policía española y la Ertzaintza contra familiares y amigos que acudieron un día antes al aeropuerto de Hondarribia para hacerse cargo de los féretros de Joxean Lasa y Joxi Zabala, tras casi doce años de desaparición.

El objetivo de la movilización era asimismo denunciar las cargas que realizó la Ertzaintza cuando, ese mismo día, los familiares de los dos refugiados secuestrados y desaparecidos quisieron sacar los cuerpos del coche en el cementerio de Tolosa.

 

Rectificación en el Teleberri

 

EiTB ha rectificado la noticia en el Teleberri de esta noche, con la siguiente frase:

«En relación con la noticia emitida el día de ayer respecto a la muerte del empresario José María Aldaia debemos rectificar la mención referida a que la muerte de Rosa Zarra fue causada por una pelota de goma de la Ertzaintza ya que no se pudo acreditar en sede judicial el nexo causal entre la muerte y el impacto».

 

Testimonios

 

Los testimonios del marido de Rosa Zarra, Xabier Irazusta, y de su hija, Maider Irazusta, en este reportaje de Ainara Lertxundi, revelan que Rosa Zarra acudió a Donostia junto a su hija a recoger a su marido, que se encontraba en la manifestación convocada por Euskal Herria Askatu. De pronto, una pareja de ertzainas disparó a cinco metros de distancia y un pelotazo de goma acabó impactando en el vientre de Zarra. La víctima había sufrido un trasplante de un riñón hace algo más de 10 años pero su evolución era más que favorable. Falleció ocho días después del impacto.

El forense dijo que Rosa Zarra murió por causas naturales y ese mismo argumento utilizó el entonces consejero de Seguridad de Lakua, Juan Mari Atutxa, en el Parlamento de Gasteiz. En concreto, dijo que Rosa Zarra moriría de una manera u otra, para defender que el pelotazo lanzado no le había causado la muerte.

 

Piden que Erkoreka se posicione

 

Todavía les resultan dolorosas estas declaraciones a los familiares, que interpusieron una denuncia que fue archivada en setiembre de 1995. Y más teniendo en cuenta la carta que remitió a los medios el médico adjunto del servicio de nefrología del hospital Arantzazu y por tanto miembro del equipo que atendió a Rosa Zarra durante años, primero como paciente de hemodiálisis y luego como trasplantada de riñón.

En el escrito, el médico desmontaba la versión de Atutxa y señalaba que, dada la forma en que se desarrollaron los hechos, «creo que lo lógico es pensar que el pelotazo fue el causante del fallecimiento de Rosa, por medio de una trombosis arterial que produjo una perforación de colon y un shock séptico en una paciente con sus mecanismos de defensa disminuidos en relación al tratamiento que seguía para su trasplante renal».

Incluso el informe ‘Retratos municipales de las vulneraciones del derecho a la vida (1960-2010)’ presentado por el Gobierno de Lakua en 2015 reconocía la necesidad de profundizar en la investigación del caso.

Pese a estos acontecimientos, el sindicato de la Ertzaintza Esan da por buena la versión de Atutxa y señala que el fallecimiento de Rosa Zarra no se produjo por un impacto de una pelota de goma y por ello pedía la rectificación de EiTB y que Erkoresa se posicionara al respecto.

«En todo estado democrático que se precie, la libertad de prensa ha de ser garantizada, no obstante, eso no ha de dar amparo a la manipulación y mucho menos a la burda mentira. ¿A qué viene esto? ¿Cómo es posible que se falte a la verdad de semejante manera?», denunciaba el colectivo policial.

Según la fundación Euskal Memoria, las pelotas de goma han costado la vida a cinco personas en Hego Euskal Herria desde 1977: José Luis Aristizabal, Isidro Susperregi, Luis Santamaría, la propia Zarra e Iñigo Cabacas.