Los sindicatos de la Ertzaintza vuelven a la calle: el conflicto laboral que marca el final de Erkoreka

(CRÓNICA VASCA)

Desde la Unidad Sindical, compuesta por ERNE, ESAN y SIPE y que este jueves se manifiesta de nuevo a las puertas del Parlamento vasco y denuncian la «campaña de difamación» realizada por el consejero de Seguridad

Este jueves la Unidad Sindical de la Ertzaintza vuelve a la carga en su batalla abierta con el departamento de Seguridad y el consejero, Josu Erkoreka. Como ya ha ocurrido en variadas ocasiones durante los últimos meses, representantes de los sindicatos ERNE, ESAN y SIPE se movilizarán a las puertas del Parlamento vasco para reclamar una mejora de sus condiciones laborales y la actualización de un convenio que lleva más de una década sin revisarse.
Una protesta dirigida especialmente a Erkoreka quien, al término de esta legislatura, abandonará su cargo como consejero y vicelehendakari, y al que acusan de estar llevando a cabo una «campaña de difamación» contra el colectivo de la Ertzaintza en su totalidad. De hecho, uno de los principales reclamos por parte de estos sindicatos es que el consejero reactive la Mesa de Negociación 125 -donde se negocian este tipo de cuestiones- para abordar un conflicto «enquistado» y que para ellos «va mucho más allá de lo meramente económico«.

Fuentes de la Unidad Sindical consultadas por este medio insisten en la idea de que Erkoreka, pese a que tomó el cargo en 2020, «en ningún momento ha ejercido como consejero de Seguridad«, sino que ha estado «oculto detrás de un equipo totalmente inefectivo. E incluso distorsionador«. Cuya actitud, a su juicio, no ha hecho sino contribuir aún más al «enquistamiento» de una situación que el principal cuerpo de seguridad de Euskadi viene arrastrando desde hace casi 15 años.

«Ya sabemos que el señor Erkoreka está en una campaña de difamación contra el colectivo de la Ertzaintza. Podría ser solo contra las organizaciones sindicales y quienes lo representamos, pero comprobamos con estupor como difaman a toda la institución. Escuchamos que la Ertzaintza merece un reproche social. Es como un apartheid para dejarnos fuera de lo que es el entramado del Gobierno vasco«, aseveran.

Las reuniones entre ambas partes se paralizaron hace meses y no parece que vaya a haber avances en torno a esta cuestión, sino todo lo contrario. Desde ERNE, ESAN y Sipe aseguran que el departamento de Seguridad se ha dedicado a realizar interpretaciones nocivas de la situación, y no ha hecho más que «enrarecer y tensionar más», un conflicto laboral que se mantendrá como una de las grandes manchas en la trayectoria política de Erkoreka. Mano derecha del lehendakari, Iñigo Urkullu, y el único, junto a la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, que ha sido parte del Ejecutivo vasco durante los últimos 12 años.