Los sindicatos de la Ertzaintza atribuyen el atasco de Altube a la falta de personal

(ELCORREO )

Solo cuatro patrullas de Tráfico estaban operativas en todo Álava durante el atasco que se generó el pasado miércoles en la N-622, en el entorno de los túneles de Aiurdin. El embotellamiento en plena nevada, causado por un camión cruzado y atribuido desde la Diputación Foral de Álava a la gestión del accidente que la Policía autónoma realizó después, atrapó a cientos de conductores durante horas.

ErNE, Esan y Euspel respondieron ayer a estas acusaciones argumentando que detrás del caos generado en plena alerta naranja por nevadas a 300 metros estuvo el hecho de que solo dos pares de patrullas velaban por la red viaria alavesa. No es una situación nueva porque «con suerte hay cinco, pero podrían haber solo 3», aseguraron desde la central mayoritaria. «Hay 80 personas que se dividen en cinco grupos, es decir, unas 14 por turno. Si descontamos los jefes de servicios, el de radio y los que tienen que estar en la central quedan 8 agentes en la carretera», detallaron las mismas fuentes, que matizaron que en días críticos también el personal que está en oficina «se moviliza».

Para Esan «vuelve a quedar patente la desestructuración a la que está somentida la Ertzaintza y la falta de voluntad política de la dirección, encabezada por Josu Erkoreka». Para este sindidcato policial es «inaceptable que se culpe» a los agentes de lo ocurrido en Altube y que «se pretenda diluir la responsabilidad de Erkoreka y su equipo». En su comunicado aprovecharon para recordarle a la Diputación Foral de Álava que lo ocurrido «es heredado de la desorganización, de las formas de trabajo que impone la dirección política y de la falta de personal que sufre la Ertzaintza».

Precisamente hace menos de un mes, los sindicatos denunciaron que la Jefatura de División de Protección Ciudadana de la Ertzaintza envió instrucciones a las unidades territoriales de Bizkaia y Gipuzkoa para que en la tarde-noche del 24 de diciembre, Nochebuena, sus servicios de investigación atendiesen e instruyesen los siniestros con personas lesionadas que se pudieran registrar en Álava.

La situación de escasez de efectivos se agrava por otros factores como «la falta de formación, material y medios» y todo en una labor en la que los uniformados se exponen a sufrir en sus carnes los rigores de la carretera. «Se presentan pocos agentes a los cursos de formación porque es una unidad complicada. La mayoría de los incidentes los sufren ellos. Es muy ingrato», advirtieron desde ErNE.

El incidente de Altube se desencadenó sobre las 17.00 horas del miércoles, cuando algunos vehículos «empezaron a quedar atascados en los túneles de Aiurdin», explica el documento elaborado por los técnicos del departamento foral de Infraestructuras Viarias y Movilidad. A la salida del enlace de Zaitegi, tres camiones -«que no llevaban ruedas de nieve»- empezaron a reducir la velocidad y uno de ellos, que llevaba una cisterna, acabó cruzado en el carril derecho.

En un primer momento, la circulación se mantuvo, no sin dificultades, por carril izquierdo. Muchos transportistas siguieron a pies juntillas la recomendación de permanecer en el derecho en caso de firme complicado. El documento interno sostiene que al lugar se trasladó una quitanieves «que echó sal y salmuera» lo que permitió que comenzasen a salir del atasco los primeros camiones, aunque no el que se había cruzado.
El informe al que ha tenido acceso EL CORREO explica que en un primer momento se trató de quitar la nieve acumulada «entre las ruedas para ver si podía reanudar la marcha». Entonces, «llegó la Ertzaintza que dio orden de que la retirada de la cisterna se realizase con una grúa». Para realizar esa operación «se cortó el tráfico, lo que imposibilitó la circulación, acumulándose la nieve y vehículos en los dos carriles». En el embotellamiento quedaron atrapadas también las quitanieves, que «no pudieron trabajar hasta que no se reinició la circulación».

Dos camiones cortando la vía
En un comunicado emitido ayer, Euspel desveló algunos detalles del suceso que no cuadran con el relato oficial. Primero un cisterna bloqueó un carril y luego otro vehículo pesado «se atascó junto al primero, bloqueando completamente la vía». «Esa es la situación que se encuentran los recursos de Tráfico que llegan al lugar. Pensar que apartando la nieve de las ruedas se pueden mover varios transportes pesados con las condiciones del miércoles es pueril y absurdo. En estos casos, el uso de una grúa de alto tonelaje es imprescindible».

El recurso llegó tras «circular en sentido contrario por la N-622» y tener que «desatascar hasta ocho camiones antes de que esa vía quedara habilitada al tráfico». «Los ertzainas se enfrentaron a una situación crítica, sobrevenida, y la resolvieron en el menor espacio de tiempo posible», defendieron. También retaron a «la Diputación o cualesquiera que se crea capacitado para ello» a que «indique de qué otra forma se podría haber resuelto esta situación con una menor penosidad para los afectados».

Las mismas fuentes apuntaron, además, que «cuando la nevada arreció, los atascos se multiplicaron por toda la red viaria alavesa» y que «varios camiones atascaron el cruce de Legutiano y Barazar». En todos estos casos, «los vehículos pesados circulaban normalmente, sin ruedas de invierno o cadenas». «Será responsabilidad de la Administración que lo quiera asumir, obligar a estos transportes a circular en otras condiciones, por otras vías o a detenerse en las áreas de descanso, cortando el tráfico pesado», proclamaron antes de dejar claro que «este tipo de decisiones, que no se tomaron, quedan muy lejos de las atribuciones de los ertzainas que luego deben asumir esta falta de asunción de responsabilidades».