Los sindicatos acusan a Erkoreka de vender una Ertzaintza «de postureo» y de «escupirles a la cara» con la carrera profesional

(EL CORREO)

Las centrales ErNE, Esan y Euspel unen sus fuerzas para denunciar la «degradación» de la Policía vasca, convertida en un «mero instrumento de juego político»

Los sindicatos de la Ertzaintza ErNE, Esan y Euspel, que representan al 80% de la plantilla de la Policía vasca, han cargado duramente contra el vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka. Lo han hecho esta mañana en una rueda de prensa, en la que las centrales han aparcado sus diferencias para decir «basta ya» con una sola voz. Los sindicatos han denunciado la «degradación» que sufre la Ertzaintza, convertida a su juicio en un «mero instrumento de juego político» en el que maquillar las estadísticas delictivas importan más que dar servicio a los ciudadanos. «Venden un producto que no existe» y «sólo les interesa el postureo» son algunas de las duras críticas que han lanzado las centrales.

 

Se trata de la primera rueda de prensa que los sindicatos organizan desde que Josu Erkoreka y su equipo se hicieron cargo del Departamento de Seguridad, hace unos 8 meses. La convocatoria estaba dirigida a denunciar una serie de problemas que arrastra la Ertzaintza. Por ejemplo, han hablado de la falta de plantilla (hay unos 800 agentes menos de los que figuran en la RPT), de la unificación de Ertzain-etxeak (lo que implica a su juicio un «repliegue» a nivel «social») y de la «privatización de la seguridad en Euskadi» por la contratación de una empresa de seguridad privada para ocuparse de las «labores de custodia» de la base de Iurreta. También han censurado la «dejación de funciones» en la «prevención y persecución del delito» por lo ocurrido en las calles de Bilbao en la previa de la final de Copa que jugaron Athletic y Real.

 

Sin embargo, más allá de estos problemas concretos, lo que ha precipitado esta protesta es, en realidad, las diferencias que separan a gobierno y sindicatos en torno a la carrera profesional de la Ertzaintza. Se trata de una especie de advertencia previa a movilizaciones más contundentes. Las centrales mayoritarias pactaron en la anterior legislatura unos complementos retributivos para los agentes, que se recogen en la carrera profesional incluida en Ley de Policía aprobada en junio de 2019. El problema es que esta normativa necesita un decreto para desarrollarse. Y desde hace meses las posturas estan enfrentadas, sin signos de que puedan llegar a un entendimiento.

 

El Gobierno vasco quiere vincular el cobro de estos pluses a las tasas de absentismo. Su objetivo es reducir el número de bajas, que suelen estar en torno al 10%. Los sindicatos, sin embargo, consideran que se está incumpliendo lo pactado, un «insulto» a los ertzainas y una «clara discriminación» respecto al resto de funcionarios que disfrutan de carreras profesionales. «Nos están escupiendo a la cara», han asegurado los representantes de Erne, Esan y Euspel, que han insistido en que la falta de negociación se extiende a todos los ámbitos. En todo caso, a pesar de estas duras palabras, se han mostrado abiertos al «diálogo», aunque no descartan movilizaciones.