Las pruebas de la OPE de la Ertzaintza, a finales de marzo

(EL CORREO )

El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco celebrará en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo las primeras pruebas eliminatorias de la nueva OPE conjunta de Ertzaintza y Policías locales, en la que habrá 751 plazas en juego (700 para la Policía autonómica y 51 que se repartirán entre 18 municipios vascos). La consejería que dirige Josu Erkoreka ha anunciado que su intención es desarrollarlas en «primavera», sin más precisiones. Fuentes de la academia de Policía y Emergencias de Arkaute, sin embargo, apuntan al 27 de marzo como la fecha que más probabilidades tiene de ser la elegida.

 

Para las primeras pruebas del proceso selectivo se han inscrito 6.671 candidatos, lo que supone un incremento del 11,4% respecto a la convocatoria del año pasado, que también se celebró en plena pandemia. La Ley de Policía del País Vasco trata de garantizar que el 25% de las plazas sean para mujeres, con el objetivo de paliar el déficit estructural que arrastran los cuerpos policiales en este ámbito. La idea, básicamente, es que, una vez concluido el proceso de selección, el orden de elección de destino pueda verse alterado, de tal manera que las mujeres pueden elegir plaza por delante de hombres que hayan obtenido un resultado hasta un 15% superior al suyo. Estas medidas, que ya se aplicaron en la primera convocatoria conjunta, han provocado un aumento del 21% de mujeres aspirantes. En total, 344 más.

 

En las próximas semanas todavía podría elevarse el número de aspirantes. La idea es que esta nueva promoción de agentes se incorpore en prácticas a los cuerpos de Policía en el segundo semestre de 2022 tras completar nueve meses de formación en Arkaute. De momento, un 84% de los candidatos tienen entre 20 y 35 años. Por territorios, los vizcaínos representan el mayor número de solicitudes con un 59% (3.931), seguidos de los guipuzcoanos con el 19,7% (1.311), y los alaveses, con el 13,1% (877). El resto de los inscritos, un 8,3% (552), reside fuera del País Vasco, cifra que continúa en descenso respecto a años anteriores.

 

Esta será la trigésima promoción de la Ertzaintza. El Gobierno vasco quiere convocar otros cuatro procesos más hasta 2025, uno al año. El objetivo es garantizar el relevo generacional. La Policía autonómica cuenta en la actualidad con 7.350 agentes. Es decir, unos 650 menos de los que debería tener según lo estipulado en la Junta de Seguridad que reúne a los gobiernos central y vasco. Además, el cuerpo suma más de 2.000 funcionarios por encima de los 55 años.

 

Más presupuesto

 

Además de asegurar el relevo en sus filas, el Departamento de Seguridad quiere seguir potenciando la presencia de las mujeres en el colectivo. Es -insisten- no sólo un compromiso para avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres, sino también una necesidad para «mejorar el servicio público». Por ejemplo, cuando se atiende a víctimas de delitos machistas.

 

Otro de los objetivos es generalizar el uso del euskera en la plantilla. En este contexto, el sindicato ELA ha pedido que se declaren nulas las bases de la oferta de empleo ya que considera que se debe exigir leste jueves. En esta convocatoria, en 238 de los 700 puestos para la Ertzaintza no se exige perfil lingüístico.

 

La Academia vasca de Policía y Emergencias ha incrementado su presupuesto en 3,2 millones de euros para adaptarse a la pandemia. Se trata de un reto «especial» para Arkaute debido a las incertidumbres que plantea el Covid-19.