Agentes de la Ertzaintza en Muskiz se quejan de falta de efectivos para patrullar

(ELCORREO)

Aseguran que municipios como Ortuella, Gallarta y Zierbena, sin policía local por la noche, se quedan sin cubrir y sufren desatención.

La comisaría de la Ertzaintza en Muskiz, una de las primeras en abrirse en el territorio histórico, a finales de 1993, y por tanto pionera, atraviesa una situación delicada por falta de efectivos, según denuncian los propios agentes que trabajan en ella. Lejos quedan los tiempos en los que la Unidad de Tráfico, germen de la Policía autonómica, trasladó allí su base desde la calle María Díaz de Haro de Bilbao y todo era bullicio. Ese futuro dorado ha quedado atrás.

Fuentes internas de la plantilla mantienen que en la actualidad se sienten «abandonados» por la dirección de la Ertzaintza. Según su versión, los efectivos disponibles apenas cubren el número mínimo de patrullas al día, cuatro, y en ocasiones ni siquiera se alcanza con estos medios para asistir a la población de su área de influencia. Un total de 120.000 habitantes de seis localidades de margen izquierda y zona minera, como son Portugalete, Santurtzi, Muskiz, Ortuella, Gallarta (Abanto) y Zierbena, y 600 empresas, entre ellas refinerías, regasificadoras y una infraestructura crítica como el Puerto de Bilbao. Se trata además, del límite de la comunidad autónoma con la vecina Cantabria.

Lo ideal, aseguran los agentes asignados a esta comisaría, sería contar con al menos siete unidades de seguridad ciudadana, una por cada demarcación, y otra extra para afrontar eventualidades. En estos momentos sucede que cuando los agentes deben además ocuparse de la custodia de un detenido, la presencia en la calle todavía es más escasa. Según datos oficiales, en 2022 el número de agentes de la plantilla de esta comisaría de la Margen Izquierda ascendía a 192, de los que 162 eran hombres y 30 mujeres.

Es más, salvo en Portugalete y Santurtzi, los dos municipios más grandes de la zona, que cuentan además con oficina de atención ciudadana, en los otro cuatro (Muskiz, Ortuella, Gallarta (Abanto) y Zierbena, la Policía Local no dispone de servicio de noche, por lo que «hay incidencias que se dejan sin cubrir», denuncian las mismas fuentes.

En la actualidad se está negociando la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) en la Ertzaintza, por la que se decide el número de agentes destinados en cada comisaría. Según fuentes internas, no está previsto incrementar el número de efectivos en la Ertzainetxea de Muskiz.

Temen que la situación puede empeorar cuando tengan que asumir las tareas de vigilancia en el Puerto de Bilbao

Goteras en las instalaciones

Además, en menos de tres meses, está previsto que esta comisaría se encargue también de la vigilancia en el Puerto de Bilbao tras el acuerdo de transferencia alcanzado entre el PNV y el Gobierno central. Hasta ahora, la seguridad de las instalaciones portuarias y de las infraestructuras críticas que están allí alojadas eran una competencia exclusiva de la Guardia Civil. La Ertzaintza podía apoyar en determinados operativos, pero de forma subsidiaria. De ahora en adelante, según consta en el pacto, la Policía vasca «asumirá» como «policía integral» del País Vasco «la responsabilidad policial» de los «planes de apoyo operativos» de las instalaciones, entre las que se incluyen el propio Puerto y su zona «restringida», lo que exigiría más agentes.

Las quejas de los agentes destinados en la comisaría de Muskiz afectan también a las instalaciones, que han soportado goteras durante meses, y al parque móvil. Los agentes deben desplazarse en una furgoneta de 27 años, matriculada en 1997. Los nuevos furgones adquiridos por el Departamento de Seguridad fueron destinados a la Brigada Móvil y a la comisaría de Bilbao.

A juicio del sindicato ESAN y de la unidad sindical, los agentes destinados en Muskiz se encuentran en «unas condiciones de seguridad deficitarias», por lo que resulta «necesario y urgente» que se dote de más efectivos a esta comisaría.